Vino y creatividad: las bodegas apuestan por nuevas fórmulas

Vino y creatividad: las nuevas fórmulas de las bodegas

En los últimos años hemos asistido a la aparición de nuevas bebidas que en España no eran habituales, como es el caso de los frizzantes, si bien es cierto que podemos considerar “pioneros” en este campo a nuestros amigos de Pinord puesto que llevan ya mucho tiempo elaborando su Reynal.

Los más puristas del sector defienden que “a eso no se le puede llamar vino” y no les falta razón, pues muchos de ellos no llegan a la graduación alcohólica para que puedan ser considerados como tales. De hecho, una descripción óptima sería la de “mosto parcialmente fermentado”. A ellos se les añaden los vinos aromatizados y los coloreados con tonos azules, rojos, naranjas, verde fosforito… Está claro que el límite lo pone la imaginación que quiera aplicar cada bodega.

Atracción de nuevos consumidores

Precisamente hace escasas semanas estuvimos en la presentación de un verdejo azul: «Príncipe”, de Reina de Castilla. Conversando con Ana, su directora técnica, así como con otros profesionales del sector, todos llegábamos a la misma conclusión: ¿Y por qué no? ¿Por qué negarnos a atraer al consumo de vino a sectores de la población que consumen otro tipo de bebidas alcohólicas porque ésta les parece demasiado seria?

En nuestra opinión, todo radica en educar el paladar. Muchos no consumidores de vino comenzarán probando estas nuevas bebidas y de ahí, más pronto o más tarde, comenzarán no sólo a probar sino a disfrutar de los blancos, los rosados y los tintos «tradicionales”.

No deja de llamar la atención que en el país considerado “el mayor viñedo del mundo” y que figura entre los tres primeros productores de vino, el consumo no vaya de la mano con estas estadísticas. Quizá no sea tan malo hacer examen de conciencia y probar nuevos caminos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + 19 =